¡Lo que hay que leer a veces!!!...fue lo primero que pensé cuando leí lo de la píldora para el tratamiento del alcoholismo...

Creo que no existe ninguna, pero bueno, a lo que vamos. Seguí leyendo y llegué a un punto en el que se mencionaba al Pte. de SOCIDROGALCOHOL, una Sociedad Científica a la que pertenece el conocido por todos nosotros Dr. Pascual. Enseguida deduje que algo de cierto debía de haber en el asunto.

Este medicamento "ofrece un nuevo enfoque terapéutico para el tratamiento de los adultos con dependencia alcohólica que tienen un nivel de consumo de alto riesgo", explica la compañía Lundbeck, que lo comercializará como 'Selincro'.

Así, en los ensayos clínicos realizados con 2.000 pacientes se ha evidenciado que "redujo el consumo de alcohol en un 60% de los enfermos después de seis meses de tratamiento" y en un 40% al finalizar el primer mes, sostienen.

Esta noticia supone una importante innovación en la terapia de estos pacientes. Va a cambiar el tipo de tratamiento (ahora basado sólo en apoyo psiquiátrico), y va a reducir la posibilidad de recaídas y a disminuir el daño del propio consumo".

Es la primera vez que la EMA autoriza un fármaco con indicación específica para el tratamiento del alcoholismo, para lo cual hoy no hay ningún otro fármaco disponible hasta la fecha.

Actualmente, la dependencia del alcohol está considerada "como un problema de salud pública con consecuencias perjudiciales a nivel físico, mental y social", indican. En España, se calcula que existen 200.000 personas que padecen alcoholismo.

Con apoyo social

Este modulador único del sistema opioide de doble acción "actúa sobre el circuito de recompensa del cerebro, que está mal regulado en los pacientes con dependencia del alcohol", señala el fabricante. Por ello, se deduce que el fármaco "reduce el deseo de beber alcohol".

No obstante, el nuevo concepto terapéutico ofrecido por Lundbeck "incluye apoyo psicosocial mantenido centrado en la reducción del consumo de alcohol y en la adherencia al tratamiento", añaden. A ello se le suma la administración de un comprimido al día cuando el paciente siente que existe riesgo de beber, aunque "ha sido desarrollado para su uso en función de las necesidades del paciente", manifiesta.

En este articulo de El Mundo, hay cosas que a mi no me cuadran: Si una persona tiene dependencia al alcohol, es decir, que es alcohólico, la única manera de "curarse" es abandonando el consumo!!!.

Y abandonar el consumo quiere decir dejar de beber totalmente. 

Si lo que hace es reducir el consumo, y sigue bebiendo, nunca conseguirá rehabilitarse. Claro que, si sigue en activo, pero a consecuencia de la "píldora", ingiere menos cantidad de alcohol, tal vez pueda decirse que la píldora en cuestión es buena. 

Sien embargo, y siempre bajo mi punto de vista, y con el mayor de los respetos a todos los que piensen que con este medicamento pueden controlar el alcoholismo en una persona, TODO LO QUE LLEVA ASOCIADO el beber no podrá controlarse!.

El alcohólico "seguirá haciendo de las suyas", y todos sabemos a lo que me refiero, y "no dejará de hacerlo" mientras la ingésta no cese totalmente. 

No obstante, sigo creyendo, porque necesito creerlo, que algún efecto beneficioso tendrá y ojalá sean muchas las personas que puedan beneficiarse de ella.

Resumiendo:

tendremos que esperar a ver cómo se suceden los acontecimientos con la con la nueva píldora, que se comercializará con el nombre de "selincro", y que llegará a España en el 2014 con el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento, EMA.

Y para terminar este post os diré una cosa: la autentica píldora, la que de verdad cura y rehabilita, está en las terapias de grupo que se imparten en las asociaciones como A.R.ZA. Donde tenemos el apoyo psicológico que necesitamos, y el humano de la autoayuda que está en nuestros compañeros y en nosotros mismos. 

Solo de esta manera, y con el esfuerzo personal de cada uno, podemos mantenernos en abstinencia y ayudar a los demás con nuestro ejemplo. 

¿Quiere esto decir, que no confío en la píldora?...pues así es. No creo que pueda existir nunca ningún medicamento que cambie los hábitos de una persona milagrosamente, sus deseos e inquietudes, que son las cosas que nos han llevado a convertirnos en alcohólicos. Este tipo de conducta de riesgo es tan personal, que se tendría que fabricar una píldora para cada individuo.

 Por eso, en las asociaciones hay terapias individuales adaptadas por un(a) profesional para cada caso concreto. Todos tenemos cosas en común, eso está claro, pero también está claro que cada alcohólico es diferente y que necesita un tratamiento especifico, que NO necesariamente tiene que ser válido para otros alcohólicos...

...y de momento lo dejamos así. Espero que aportéis vuestro punto de vista en los comentarios.

Hasta la próxima y que seáis felices!!!