El consumo moderado y responsable de bebidas alcohólicas es algo que siempre se recomienda, hasta el punto de que los mismos fabricantes lo hacen en sus productos.

En las asociaciones de alcohólicos rehabilitados hacemos lo mismo cuando nos dirigimos al público en general en charlas, coloquios, etc. Esto no tiene nada que ver con personas a las que se le ha diagnosticado ya la enfermedad del alcoholismo. Nos estamos refiriendo a personas NO alcohólicas.

Pues bien, hace pocos días leí en el suplemento dominical de La Opinión de Zamora, concrétamente el día 10 de este mes de Marzo, un artículo de la Dra. Carmen Perez Novo, que me ha hecho pensar mucho.

En la marca de agua podéis ver el nombre del autor de la imagen

 

Cualquier bebida alcohólica puede causar adicción si se consume de forma habitual...

 

 

El consumo moderado, por muy moderado que sea, si se hace diariamente, se llega a convertir en un habito cotidiano.

Es decir, que las personas que han adquirido este habito tienen que tomarse diariamente una cierta cantidad de alcohol...unos vinos, unas cañas...

El motivo puede ser cualquiera, una reunión de amigos, la salida del trabajo o simplemente la costumbre de hacerlo, porque cómo lo hacen de una forma bastante moderada, no le dan importancia.

Lo realmente cierto es que este habito puede llegar a tener con toda seguridad una difícil solución. Porque no estamos hablando de un habito cualquiera como puede ser lavarse los dientes después de comer o sacar a pasear al perro. Estamos hablando de tomar algo que está considerado por la Organización Mundial para la Salud como una DROGA, y además una droga de las llamadas "duras", como es el Alcohol. 

 

barricas de roble para el vino, cognac ...

 Por consiguiente, este habito llevará irremisiblemente a una adicción que será tanto física como psicológica. 

Una adicción a la que se llegará casi sin darse cuenta. 

¿Quién no conoce a personas que beben a diario un poco, solamente un poco?, ¿que se reúnen con amigos todos los días antes de ir a comer, por ejemplo, y se toman unos cuantos vinos amigablemente, en buena armonía y que "algunos días llegan a casa un poco alegres"?. Pero solo un poco...

Son personas que probablemente no se hayan emborrachado nunca, personas a las que esos vinitos o esas cañas nunca le han afectado en su vida diaria ni en su trabajo, ni tampoco en sus relaciones con los demás. 

Yo conozco personas así. Que son personas normales. Que todos los días toman pequeñas cantidades de alcohol y que hacen su vida diaria con toda la normalidad.

Pero el alcohol les parará factura como a todo el mundo. Antes o después, porque el alcohol no respeta a nadie, el hígado, la falta de concentración y otras cosas irán apareciendo y la solución será bastante dura y difícil. 

En estos casos, y antes de que el habito se convierta en adicción, es donde la famosa píldora de la que hablábamos en un post anterior, puede tener un efecto beneficioso si de vedad consigue reducir el consumo actuando como dicen, sobre el "sistema de recompensa" del cerebro. 

 

 

El tema se las trae...

 Podemos deducir un par de cosas:

  • que bebiendo moderadamente, pero de forma habitual se llega a la adicción, es decir al alcoholismo
  • y que como consecuencia de lo anterior, lo mejor es no tomar nada de alcohol..

...pues entonces NO hay solución ninguna. 

Todo seguirá mas o menos como hasta ahora. Habrá gente que beba con moderación y quién lo haga de forma abusiva y con alto riesgo de convertirse el alcohólico!!!.

Pero el consumo seguirá existiendo como siempre, porque se trata de  una droga socialmente aceptada y porque su proceso, desde el cultivo de las vides hasta la llegada al consumidor, da trabajo y comida a millones de personas.

 

fotografía de www.vinetur.com

 

Según nos cuenta la Dra. Perez Novo en su artículo, si desaparecieran de repente todos los viñedos del mundo, cerca de 30 millones de personas se verían afectadas económicamente en lo que se refiere a la producción, transformación, transporte, comercialización y venta.

Dra. Perez Novo

Se dice, que en España hay cerca de tres millones de personas que beben alcohol por encima de los niveles considerados de alto riesgo. Desgraciadamente, será un porcentaje mínimo el que reconozca su problema y busque ayuda en su médico o en asociaciones como A.R.ZA .

La Dra. Perez Novo es una ginecóloga y escritora asturiana de la que La Opinion de Zamora publica un artículo titulado: "La toxicidad del Alcohol". 

La verdad, que a mi me parece un tema muy interesante. Viendo el consumo moderado desde la perspectiva del "uso diario" cambia mucho las cosas. 

Está claro que al alcoholismo se llega a partir del uso moderado pero habitual, que luego aumenta con la tolerancia y que lleva a los consumos abusivos o de alto riesgo.

Creo que sería interesante tratar este tema con mayor profundidad en alguna terapia. Seguro que las opiniones serían muy controvertidas y enriquecedoras.

También vuestros comentarios aquí, en este "vuestro blog" .

Mientras tanto, yo seguiré dándole vueltas al asunto...

Hasta la próxima y que seáis felices...